La pandemia de COVID-19 sigue siendo una amenaza para los Juegos Olímpicos