La presión está sobre los Estados Unidos después de un mal comienzo de la campaña de clasificación