Buscando encender una ofensiva mermada por lesiones y ayudar a su mariscal de campo en apuros a encontrar un ritmo, Nathaniel Hackett está haciendo el mayor cambio de su joven mandato como entrenador en jefe de los Broncos:

Hackett está entregando las funciones de llamar a las jugadas al entrenador de mariscales de campo Klint Kubiak, quien enviará las llamadas a Russell Wilson a partir del partido del domingo en casa contra los Raiders, según las fuentes.

Hackett informó a los jugadores de su decisión durante la reunión del equipo del sábado por la noche, diciéndoles en un discurso apasionado y entusiasta que está dispuesto a hacer lo que sea necesario para ayudar al equipo a mejorar después de un comienzo decepcionante de 3-6.

Las fuentes dicen que Hackett eligió a Kubiak, de 35 años, porque ha convocado jugadas antes (los Vikings tuvieron una de las ofensivas más explosivas de la NFL con Kubiak como coordinador ofensivo en 2021) y le dará a Wilson una visión diferente del asiento de Kubiak en la cabina. Seguirá siendo un proceso de colaboración, con Hackett y el coordinador ofensivo Justin Outten también muy involucrados en el plan de juego y en los auriculares durante el juego, mientras que Kubiak dirige las jugadas y se convierte en la voz en el oído de Wilson, con quien forjó una relación cercana.

El hijo del ex QB de los Broncos y entrenador en jefe ganador del Super Bowl, Gary Kubiak, Klint Kubiak transmitió jugadas por radio toda la semana durante la práctica. Pero Hackett solo le dijo a unas pocas personas en el edificio, incluidos Wilson y el gerente general George Paton, sobre su decisión antes de la reunión del equipo del sábado.

Con Kubiak manejando la radio en la práctica esta semana, Hackett fue visto rebotando por el campo y trabajando con diferentes grupos de posición, el tipo de entrenamiento práctico que ama. Y no llamar jugadas en el juego permitirá que el entrenador de los Broncos se concentre más en la gestión del juego y las tres fases, tanto durante la semana como en la banca.

No es un movimiento sin precedentes para un primer -Tiempo entrenador en jefe en la NFL. Apenas el año pasado, el entrenador de los Eagles, Nick Sirianni, entregó las responsabilidades de llamar las jugadas al coordinador ofensivo Shane Steichen a mitad de temporada, y la ofensiva de Filadelfia despegó después del cambio. El entrenador de los Giants, Brian Daboll, un exitoso coordinador ofensivo de decisiones de jugadas en Buffalo, fichó a Mike Kafka para que dirigiera las jugadas durante su temporada de novato en Nueva York.

Es un movimiento audaz de Hackett, el ex Coordinador ofensivo de los Bills, Jaguars y Packers que ha estado bajo fuego durante su primera temporada como entrenador en jefe en Denver. Los Broncos tienen la defensa mejor clasificada en anotaciones de la NFL al ingresar a la Semana 11, mientras que la ofensiva ocupa el puesto 32 en anotaciones. Wilson, adquirido en un intercambio exitoso con Seattle y firmado con una extensión de contrato de $245 millones esta temporada baja, está completando el 57.4% de sus pases, el mínimo de su carrera, con un índice de pasador de 81.4, solo siete pases de touchdown y cinco intercepciones.

Actualmente, los Broncos están empatados con 15 jugadores, la mayor cantidad de la NFL, en la lista de reservas lesionados, y la gran cantidad de lesiones no ha ayudado a Wilson ni a la ofensiva a establecer el ritmo. Perdieron al receptor No. 3, Tim Patrick, por un desgarro del ligamento cruzado anterior al comienzo del campamento de entrenamiento. El corredor Javonte Williams (ACL desgarrado) y el tackle izquierdo Garett Bolles (pierna rota) también sufrieron lesiones que terminaron la temporada. Wilson ha jugado con múltiples lesiones, incluida una distensión del dorsal ancho y un tendón de la corva parcialmente desgarrado. Varios otros linieros ofensivos también han perdido tiempo. Y los Broncos perderán dos receptores más el domingo, con Jerry Jeudy (tobillo) y KJ Hamler (tendón de la corva) descartados por lesiones y los novatos listos para jugar en su lugar junto a Courtland Sutton.

Los Broncos todavía han estado en todos los juegos; sus seis derrotas han llegado por un promedio de cinco puntos y tienen la tercera mayor cantidad de derrotas de una posesión en la NFL (cinco).

La esperanza es que el cambio de jugadas se traduzca en más puntos y victorias a partir del domingo en Denver.