Los Bengals y los Rams perforaron sus boletos para Los Ángeles y el Super Bowl LVI