| 7 de octubre de 2022, 1:16 a.m.

BUENOS AIRES, Argentina (AP) — Al menos una persona murió el jueves por la noche cuando la policía se enfrentó con hinchas que intentaban ingresar a un partido de la liga argentina y el árbitro detuvo el juego mientras nubes de gases lacrimógenos se esparcían dentro del estadio.

Autoridades y testigos dijeron que los hinchas del equipo local, Gimnasia y Esgrima, lucharon por ingresar a un estadio ya lleno, y la policía disparó balas de goma y gases lacrimógenos para intentar que la multitud retrocediera.

El incidente se produjo menos de una semana después de que el uso de gases lacrimógenos fuera de un partido de fútbol en Indonesia desencadenara una aglomeración que dejó 131 muertos.

A los nueve minutos del partido de la noche del jueves entre Gimnasia y Boca Juniors, el árbitro Hernán Mastrangelo suspendió el juego. La liga dijo en Twitter que actuó por la falta de seguridad.

Los jugadores se retiraron a sus vestuarios y muchos espectadores inundaron el campo tratando de escapar de los gases lacrimógenos.

“Lamentablemente hay una persona fallecida. Murió por un problema cardíaco”, dijo a Todo Noticias Sergio Berni, ministro de Seguridad de la provincia.

Berni no dio detalles sobre las circunstancias en que murió esa persona.

En el estadio Juan Carmelo Zerillo de La Plata solo había hinchas de Gimnasia, ya que la provincia de Buenos Aires prohibió los partidos de 2013 a los hinchas de los equipos visitantes en medio de frecuentes brotes de violencia

La Asociación del Fútbol Argentino dijo en un tuit que “expresa su compromiso de seguir trabajando para erradicar este tipo de episodios que empañan la fiesta del fútbol”.

No se anunció una nueva fecha para la reanudación del juego.

Algunos fanáticos afirmaron que hubo sobreventa de boletos en medio de la emoción por el partido entre dos equipos fig peleando por el título de la liga, diciendo que la gente probablemente se enojó cuando no pudieron entrar al estadio.

En sus protocolos de seguridad, la FIFA desaconseja el uso de gases lacrimógenos dentro o alrededor de los estadios para para evitar situaciones de riesgo como en La Plata o en la ciudad indonesia de Malanga el pasado sábado, cuando muchos de los muertos murieron aplastados durante la estampida de hinchas.